Una merienda veneciana

Venecia no es solo el hogar de las tabernas, sino también un gran lugar para tomar un buen refrigerio.

Para hacer a media mañana, por la tarde o en cualquier otro momento del día, porque siempre hay una razón válida para una pausa: corta, de pie en la barra pero también más larga, contemplativa, sentada a una mesa en una pequeña plaza (que aquí llaman campo); solo para leer el periódico o un libro, o en compañía, para tener una charla "do ciacoe".

Mientras disfruta de su café, recuerde que en esa taza está la historia de una bebida "negra" que llegó de lejos, de Oriente.

Fue utilizado por los turcos, peligrosos enemigos de Venecia, "para poder vivir felizmente" y "sacarlos de todo pensamiento" como escribió el senador Costantino Garzoni en 1573. Gracias a sus relaciones comerciales y su actitud tolerante, Venecia fue la puerta de entrada a los granos de café, vendidos inicialmente a un alto precio como especia-medicina en las farmacias. En vano algunos sacerdotes intentaron prohibir su uso: incluso al papa Clemente VIII le gustó tanto que se propuso una especie de redención. El café pronto se puso de moda y aumentaron los importadores y tostadores. La primera cafetería abrió en Piazza San Marco en 1683 y en 1720 el primer "café" de Europa "Alla Venecia Trionfante" más conocido como "Florian" por el nombre de su fundador.

En el siglo XVIII en Venecia existían más de doscientos cafés, lugar de encuentro de intelectuales y vida social donde también se puede deleitarse con el tabaco y el chocolate.

Para atraer más clientes, muchos cafés crearon salones pequeños, para juegos de azar o para encuentros fugaces: la Inquisición del Estado los prohibió no tanto por razones morales como porque por allí circulaban libros, periódicos e ideas revolucionarias, mucho más peligrosas.

Del chocolate fue gran catador Carlo Goldoni quien lo incluyó en sus comedias y Giacomo Casanova quien lo ofreció en una taza para seducir, picante y oscuro, enriquecido con notas especiadas. Incluso hoy en día Venecia ofrece una serie de “golosessi” de pasteles secos de laguna también aptos como souvenirs. Baìcoli, galletas finas secas con una forma alargada similar a un pescado, requieren una larga preparación (dos momentos de fermentación y una doble cocción), para ser sumergidas en la taza (mogiar nella cicara) que normalmente se vende en cajas de hojalata una vez para su transporte al mar. Del extraño nombre, los zaeti (de zàlo, amarillo) son granulados y desmenuzables preparados con harina de maíz fioretto, un ingrediente de origen humilde enriquecido con pasas, a veces empapado en grappa, mantequilla, huevos y azúcar.

De la tradición culinaria dulce veneciana, también está el Tiramisú (que sin embargo compite por sus orígenes con Treviso) y la crema frita (no es fácil de encontrar) preparada con las sobras de natillas en el invierno.

En Carnaval, las reinas son los buñuelos, con pasas y piñones, siempre estrictamente cubiertos de azúcar en polvo, mientras que el 11 de noviembre, para las fiestas de San Martino, en las vidrieras de la casa aparecen dulces con la típica forma de caballo y jinete. Pastelerías venecianas cubiertas de chocolate, otros glaseados y azúcares. Placeres de la gula que transmiten historias y tradiciones: ¿sabías que el término merienda viene del latín “merēre” merecerse?

Product added to compare.

Al fine di fornire la migliore esperienza online questo sito utilizza i cookies. Utilizzando il nostro sito, l'utente accetta tutte le finalità definiti nella nostra informativa. Per maggiori informazioni sui cookies utilizzati all'interno di questo sito clicca qui